FAQ's

Preguntas Frecuentes

Es una traducción realizada por un perito traductor quien avala su precisión como fidedigna, sellándola con su propio sello oficial y firmándola.

Para saber si un traductor es certificado hay que consultar la lista de peritos traductores de la autoridad respectiva. Por ejemplo, si el traductor se ostenta como perito del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, hay que revisar el Boletín Judicial que emite dicho tribunal, en el que publica la lista de Peritos en diversas materias. Y en el caso de los peritos del Consejo de la Judicatura Federal, hay que revisar el Diario Oficial de la Federación (DOF) en la fecha en la que sale publicada dicha lista oficial.

Para garantizar la veracidad de la terminología utilizada en dicha traducción, así como de la experiencia del traductor que la realiza, quien es evaluado para su certificación por diversas autoridades como TSJCDMX y el CJF bajo estrictos protocolos de experiencia y capacidad. También se certifica una traducción para cumplir con un requisito exigido como parte de un trámite legal. Por medio de la certificación se garantiza que el perito traductor tiene conocimiento de la materia y de la terminología del área que corresponda, así como que el mismo fue evaluado previamente por autoridades federales o locales, según sea el caso, y que, por lo tanto, se le considera como un traductor experto.

Un traductor que haya sido avalado, autorizado y certificado como perito o experto en un idioma determinado por las autoridades competentes, en este caso, los tribunales correspondientes.

Es una medida utilizada por los traductores para determinar el volumen del material por traducir y consta de hasta 200 palabras ya traducidas.

Una hoja puede estar conformada de varias cuartillas. Esto depende del número de palabras que contenga la hoja original a traducir.

Una cuartilla contiene hasta 200 palabras traducidas; es decir, hay documentos originales que pueden ser de una sola hoja, pero al traducirse, dicha hoja puede convertirse en más “hojas” (cuartillas) por la transición de un idioma a otro y por el incremento en palabras por dicha transición.

Es un sello con el que se autentica o legitima el contenido del documento que lo ostenta para que el mismo surta efectos en un país que forma parte de la Convención de La Haya de 1965. Hay documentos que provienen de países que no pertenecen a dicha convención, por lo cual no requieren de Apostilla, pero sí de algún otro tipo de certificación para que se consideren auténticos y legítimos en el país en el que se vayan a utilizar por alguna institución oficial.

La autoridad que expidió el documento es la encargada de expedir la apostilla y se emite en el país de origen del documento a certificar.

Por regla general, existen peritajes de traducción local y federal. El local se refiere a aquél que tiene validez en cada uno de los estados de la República Mexicana, incluida la Ciudad de México. El federal es aquél que tiene validez en toda la república. Un perito traductor local solo puede certificar documentos en el estado en el cual fue evaluado. Por ejemplo, un perito certificado por las autoridades de Jalisco solo puede sellar documentos en ese estado, mientras que el perito federal, al estar autorizado por el Consejo de la Judicatura Federal, puede sellar documentos en toda la República Mexicana.

Para legalizar su traducción, el Perito Traductor quien la realizó, debe presentarse ante la autoridad competente (regularmente es el cónsul de una embajada o alguna otra persona investida con determinada autoridad por alguna institución oficial) en donde se le solicita hacer un juramento en el cual declara ser un traductor con suficientes años de experiencia y estar certificado por el tribunal competente para la realización de algún determinado trámite.

Es una modalidad de traducción en donde participan intérpretes de cabina, cuya voz se transmite en tiempo real, es decir, al mismo tiempo que habla el ponente, y de manera ágil y veraz a los participantes de un evento mediante receptores alámbricos o inalámbricos. Requiere de equipo especializado como micrófonos, audífonos, receptores, cabinas, etcétera.

Es otra modalidad de traducción que se basa en tomar notas mientras el ponente habla. En cuanto éste termina, el intérprete transmite el mensaje con base en las notas que tomó de manera resumida. No requiere de uso de equipo necesariamente, a menos que sean más de 2 los participantes oyentes en dicho evento, por la razón de que entonces el intérprete tendría que alzar y desgastar su voz más rápidamente.

El procedimiento para apostillar un documento, depende de la autoridad que solicite dicho apostillamiento, ya sea federal o local. https:// http://

¿No encuentras tu pregunta?
Escríbenos y nos contactaremos contigo.